El músculo del alma

El Psoas o como lo llaman los taoistas “el músculo del alma” está muy ligado a nuestras emociones, cuando tenemos miedo, ira o enfado, ansiedad….. este músculo se contrae. Al estar en contacto con el diafragma, esta contracción también dificulta nuestra respiración, es una respiración insuficiente y superficial, de ahí que cuando experimentes alguna de estas emociones debes tener especial conciencia de tu respiración, has de pararte contar hasta diez y respirar lenta y pausadamente. Con una respiración pausada ayudamos a relajar a nuestro sistema nervioso y calmamos la mente.

El psoas es el músculo más profundo y estabilizador del cuerpo humano, afecta a nuestro equilibrio estructural, amplitud de movimiento, movilidad articular y funcionamiento de los órganos del abdomen.
Es el único músculo que conecta la columna vertebral con las piernas, el responsable de mantenernos de pie y el que nos permite levantar las piernas para caminar. Un psoas sano estabiliza la columna vertebral y proporciona apoyo a través del tronco, formando además un buen estante para los órganos abdominales. Está tan íntimamente involucrado en las reacciones físicas y emocionales básicas, que cuando está en tensión de forma crónica, envía al cuerpo continuas señales de peligro, por lo que puede repercutir en el agotamiento de las glándulas suprarrenales y del sistema inmunológico.

Su contracción crónica produce dolores de espalda, dolor lumbar, problemas digestivos, dolores menstruales……

Los beneficios de liberar el psoas incluyen una mejor circulación de oxígeno, sangre y linfa y desintoxicación a medida que las hormonas del estrés almacenadas en los tejidos se disipan. A medida que aumenta el flujo, también podemos experimentar un mejor rango de movimiento físico y una mayor movilidad emocional.

Estiramientos para el psoas 

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *