Agua Probiótica

El agua probiótica conocida como “rejuvelac” (agua purificadora) es muy fácil de hacer en casa y es muy beneficiosa para la salud, resultado de aprovechar los germinados. Una vez que han germinado se dejan en agua (1 litro) durante 48h cubriendo el frasco con una tela o un tul. Transcurridas las 48h filtramos el agua y la podemos tomar directamente o guardarla en la nevera en un tarro de cristal, se conserva mejor añadiendo un chorrito de limón; aguanta así varios días, lo recomendable es hacerla periódicamente para que mantenga todas sus propiedades.

La que voy a hacer yo es con lentejas:

20170902_135626

Este agua va a resultar un poco ácida y tendrá una espumilla es la superficie debido al efecto de levaduras y enzimas. Podemos volver a utilizar los germinados restantes para hacer más agua probiótica por una segunda vez añadiendo sólo 1/2 litro  para que el agua resultante tenga la misma calidad que la primera.

Aporta un nivel muy alto de enzimas y bacterias benignas necesarias para tener un colón saludable. Es rica en proteínas, carbohidratos, dextrinas, fosfatos, lactobacilos así como vitaminas B, C y E. Es muy buena para nuestro aparato digestivo y mantiene nuestras defensas activas. Nos aporta ácido láctico que resulta beneficioso para destruir bacterias intestinales nocivas, en casos de gastritis y colitis, por ejemplo, va muy bien para desinflamar el sistema digestivo.

Debido a los antibióticos, el alcohol, comida no saludable como bollería industrial, fritos, etc, nuestro sistema digestivo se ve alterado, tenemos dolores de cabeza, estamos sin energía, inflamación intestinal, flatulencias, estreñimiento, acidez. El agua con enzimas nos ayuda a contrarrestar estos inconvenientes restaurando la flora intestinal.

Podemos tomarla en ayunas o a lo largo del día y también utilizarla en batidos, licuados, sopas frías, yogures… Lo mejor es no calentarla para que no pierda propiedades.

Otro uso que le podemos dar al agua probiótica es preparando mascarillas faciales, pero de esto os hablaré más adelante en otro artículo.

Espero que os animéis a probarla y a comprobar lo beneficiosa que es si la utilizamos a diario incorporándola en nuestra alimentación.

GuardarGuardar

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *