Meditar par empezar el día.

Cómo empiezas el día? Siempre con prisas y corriendo, a toda pastilla para salir corriendo por la puerta e ir al trabajo o a dejar los niños en el cole, etc, etc.

Sabes lo maravilloso que es planificar tan sólo unos minutos de tu tiempo para meditar, y con meditar me refiero a ser consciente de tu respiración.

Vamos a intentarlo, te dejo unos consejos y tú decides si probar o no.

“Vamos a respirar”

-Deja todo lo que puedas organizado de la noche anterior (que seguro ya lo haces)

-Pon el despertador 10´antes

-Levántate dispuesta/o a recibir el nuevo día. Ve a otra habitación que no sea donde duermes, en la que tú te encuentres a gusto y siéntate en una postura cómoda, ya sea en posición de loto o con las piernas estiradas o en una silla o puf, lo importante es que te sientas bien y relajada/o.

-Ya estás lista/o para respirar a conciencia, si si, a conciencia. Consciente del aire que entra llena tus pulmones y sale llevándose todo lo que tu cuerpo no necesita. Vamos a empezar con 5´ más que suficiente al principio para que no te entre agobio.

Bien, vamos allá…….Cierra los ojos y comienza respirando lentamente, siente como el aire entra por tu nariz, llena tus pulmones y poco a poco lo vas soltando, por la nariz o por la boca lo que te pida el cuerpo, no fuerces la respiración, que sea ligera, sin prisa. El aire entra y limpia todo lo que no quieres para empezar bien el día, se lleva la pereza, el agobio, la tristeza, la frustración y te deja limpia/o para llenarte con alegría, ánimo, determinación. Evita que tu mente te distraiga con pensamientos como que tienes que espabilar en 5´, que tienes que preparar el desayuno, ducharte……… Vuelve a la respiración, si te ayuda cuenta las respiraciones, intenta que tu respiración sea completa, a veces sólo respiramos con el pecho porque estamos bloqueados y parece que no llega el aire, no te preocupes, ve con calma, al inhalar llena tu vientre, como si fuese un globo, al exhalar vacía poco a poco tu vientre, te irás relajando y tu respiración será más pausada y placentera.

Sé que será complicado al principio pero puedes hacerlo, tan sólo dedícate estos 5 minutos, luego tienes el resto del día para todos tus quehaceres y para los demás, pero estos minutos son para ti. Se consciente de tu respiración, si vienen otros pensamientos los dejas pasar y vuelves a tu respiración, no te incomodes, no te enfades. Al principio suele pasar que no eres capaz de centrarte, a mi me ha pasado, y pierdes tiempo intentando buscar una posición cómoda, no eres capaz de contar las respiraciones y te entra la ansiedad y acabas desistiendo. Inténtalo al día siguiente, no pierdas la paciencia, no pasa nada, hoy no has podido pero mañana vas a poder. Poco a poco te darás cuenta de lo beneficioso que resultan esos 5 minutos, cada vez estarás más centrada/o en tu respiración y te sentirás mucho mejor. No tiene porque ser una obligación, tiene que ser algo que necesites, que verdaderamente necesitas porque te ayuda.

Esto puedes aplicarlo en cualquier momento del día, toma tus cinco minutos cuando los necesites. Con el tiempo puedes ir ampliando tus sesiones y pasar a 10 minutos, sabrás cuando hacerlo.

Tras varios días practicando esta meditación te darás cuenta de que algo empieza a cambiar, estarás menos expuesta/o a estímulos exteriores y más centrada/o en ti, te darás cuenta de que estás a gusto mientras eres consciente de tu respiración. Tan fácil como eso, respiras y todo fluye.

Si quieres empezar y probar, ánimo, ya me contarás tu experiencia.

Namaste 🍀

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *